Los espacios de coworking son lugares ideales para fomentar las redes de contacto. Son sitios ricos en oportunidades para profesionales que creen en la cooperación honesta y en aportar valor a otros. Sin embargo, no es algo que suceda solo, sin esfuerzo alguno.

Hay que comprender muy bien, primero que nada, el concepto de colaboración en los espacios de coworking. Solo entendiendo cómo ocurre la verdadera colaboración entre profesionales en un espacio común, podemos hacer crecer nuestras redes y, como consecuencia natural, nuestros proyectos.

Hoy exploraremos cómo fomentar nuestras redes de contacto y la de nuestros compañeros en espacios de coworking.

Empieza Siendo el Colaborador

Existe una excusa recurrente entre aquellos que han pasado algo de tiempo trabajando en espacios de coworking sin haber logrado crear ninguna relación de valor para sus negocios. “Nadie tiene interés en colaborar”, escuchamos. “No veo proactividad alguna”, también se suele decir.

Esta excusa es deficiente desde su origen. Muchas veces esperamos que la otra persona dé el primer paso, que sea quien haga el primer esfuerzo.

Marcar la diferencia dentro de una comunidad, en este caso dentro de un espacio de coworking, es estrechamente dependiente de las acciones que estemos determinados a llevar a cabo. La iniciativa es clave, especialmente en aquellos espacios donde, hasta la fecha, nadie se ha mostrado colaborador.

Si queremos un espacio de coworking en donde fluyan las relaciones, las ideas y las oportunidades, empieza primero. No busques colaboradores, sino sé un colaborador tú mismo. El complejo proceso de colaboración entre profesionales empieza en el mismo momento que nos determinamos a ser colaboradores.

Interésate por los proyectos de tus compañeros de coworking. Pregunta e indaga dentro de lo razonable. A la primera oportunidad, ofrécete a ayudar de cualquier forma posible. Pon a disposición de tus compañeros el apoyo de tu proyecto.

Apuesta por la Confianza y la Accesibilidad

La confianza, o mejor dicho, la ausencia de ella, es mortal para el crecimiento profesional dentro de un espacio común. Muchos empresarios, cuando llegan a un espacio de coworking, pueden sentir recelo de enseñar demasiado sobre su proyecto. Al final del día, las empresas demandan mucha privacidad para poder proteger elementos clave del negocio.

Sin embargo, una precaución excesiva puede rozar la desconfianza contraproducente.

Apostar por la confianza en un espacio de coworking puede hacer la diferencia. Un esfuerzo genuino y sincero de derribar las barreras de la desconfianza dentro de un entorno como éste, puede dar paso a la creación de relaciones profesionales muy positivas y productivas.

Relacionado con confiar, tenemos el ser accesibles. Si nos encerramos dentro de nuestro espacio, no importa cuánto confiemos en otros profesionales; jamás podremos disfrutar de la interacción que fomenta relaciones.

Establece una política de puertas y comunicación abiertas siempre y cuando tu carga de trabajo te lo permita. Crea las condiciones adecuadas para que otros profesionales dentro del espacio de coworking se acerquen a charlar, tomar un café y conocer tu proyecto en profundidad. Evita siempre que no sea necesario el encerrarte en tu flujo de trabajo con unos auriculares, mostrándote como una persona dispuesta a conversar.

Ser accesible no es fácil para muchos, especialmente profesionales con perfil introvertido que trabajan mejor aislándose en su entorno de trabajo. Sin embargo, se puede aprender a ser accesible y esto último es una condición imprescindible si queremos seguir creciendo como profesionales.

No hay comunidad sin comunicación y sin comunidad, no hay forma de hacer crecer nuestras redes de contacto.

Apúntate y Organiza Encuentros

Finalmente, tenemos los encuentros y cualquier otra clase de eventos que permitan que los profesionales se conecten.

Muchos espacios de coworking ya se encargan de organizar y promover estos encuentros, para la participación de los profesionales que co-habitan estos espacios y, en otras ocasiones, para que también asistan profesionales ajenos a estos círculos. Es cierto que debido a la pandemia del COVID-19, la frecuencia y escala de estos eventos ha sido profundamente afectada. Sin embargo, a medida que vamos venciendo esta situación, son muchos los eventos que empiezan a planificarse y realizarse de forma segura.

Si la administración de tu espacio de coworking no tiene nada planificado, siempre puedes proponerlo. Siempre hay que recordar que los asistentes a los eventos de networking son los primeros beneficiados, por lo que hay que colaborar en tanto sea posible con el éxito del encuentro. Promueve en tus redes profesionales que este evento ocurrirá y encárgate de invitar personalmente a aquellos contactos que consideras que pueden beneficiarse de la ocasión social.

En estas situaciones, los profesionales que forman parte del coworking juegan un rol fundamental en el crecimiento de las redes de contacto de todos y en el subsecuente éxito de la comunidad. Es uno de esos esfuerzos colectivos que dejan al descubierto el potencial de los espacios de coworking, no solo para tener un espacio cómodo y adecuado para trabajar, sino también para expandir nuestras fronteras como profesionales.

En Meetwork, creemos que los espacios de coworking son sitios extraordinarios para el crecimiento profesional, especialmente para aquellos individuos y proyectos que creen en la colaboración y el crecimiento colectivo.

Nuestras mesas de trabajo, basadas en el modelo de Meetworking, fomentan el crecimiento de todos los profesionales participantes, apoyándonos unos a otros, creando estrechas relaciones de confianza y generando nuevas y mayores oportunidades de negocio para todos.

Puedes asistir a una de nuestras reuniones aquí.

Abrir chat